Células puñal

Las traductoras tenemos que estar siempre ojo avizor para detectar nueva terminología o nuevos usos. Hace unos días, mientras desayunaba, leí en La Voz de Galicia este titular:

No me había tocado nunca traducir nada relacionado con las células puñal, así que me llamó mucho la atención y me puse a investigar sobre ellas. Lo primero que descubrí es que los periodistas están encantados porque les facilita la elaboración de titulares impactantes: «Células STAb: la evolución de la terapia CAR que ‘apuñala’ al cáncer», «Terapia STAB-T: armando a los linfocitos T frente al enemigo», «Así funciona la puñalada al cáncer STAB». Todo muy bélico.

Vayamos al grano, ¿de dónde viene su nombre? Células puñal viene el acrónimo STAb (del inglés, Secretion of T cell Engaging Antibodies). ¿Y por qué están de actualidad? Los investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han demostrado que una nueva inmunoterapia con células STAb para el tratamiento del mieloma múltiple es más eficaz que la existente en la actualidad, la terapia CAR-T.

No soy inmunóloga, pero para poder utilizar los términos con seguridad en nuestras traducciones debemos entender los procesos en los que participan estas células. Así que, ¡marchando unas breves explicaciones!

Nuestro sistema inmunitario reconoce a las sustancias extrañas gracias a unas proteínas (antígenos) que llevan en la superficie esas sustancias. Los linfocitos T (los glóbulos blancos) tienen sus propias proteínas (receptores) que se unen a esos antígenos y, simplificando un poco, los destruyen. Los receptores y los antígenos funcionan como una llave y su cerradura; cada antígeno tiene su propio receptor.

En la terapia CAR-T (acrónimo en inglés de terapia de células T con receptores quiméricos de antígenos) se manipulan genéticamente, en el laboratorio, los linfocitos T para añadirles un gen con un receptor (receptor quimérico de antígenos o CAR) que es capaz de unirse a un antígeno específico que solo tienen las células tumorales. De esa forma, son capaces de reconocerlos y eliminarlos, atacando únicamente a las células de cáncer. Por último, las células CAR-T se infunden de nuevo al paciente.

Imagen tomada del diccionario del cáncer del NCI

Como cada tipo de cáncer tiene distintos tipos de antígenos, cada CAR está creado para el antígeno específico de un tipo de cáncer. La terapia CAR-T solo funciona contra las células que contengan ese antígeno concreto.

La inmunoterapia basada en células puñal o STAb-T se pueden considerar como una evolución de la terapia CAR-T. Básicamente, funcionan igual que las CAR-T, reconocen igualmente el antígeno y atacan del mismo modo las células tumorales, pero con alguna ventaja.

Paso por paso: se extraen del paciente los linfocitos T, en el laboratorio se introduce en ellos ARN mensajero (ARNm) con la información necesaria para que los linfocitos produzcan anticuerpos para reconocer y destruir a las células tumorales, cuando se vuelvan a transfundir al paciente. Se llaman también células STAR (células STAb modificadas con ARN).

Imagen –bélica– de la Agencia estatal de investigación (AEI)

¿Cuáles son las ventajas? La primera: la producción propia de anticuerpos. Estos anticuerpos son biespecíficos, reconocen a dos moléculas: la propia de las células tumorales y otra molécula que activa los linfocitos T que no fueron modificados. Esta es la segunda ventaja: reclutan a otras células T no modificadas para que también combatan las células cancerígenas. Otra ventaja de las células puñal es que generan «memoria inmunológica», es decir, si las células cancerígenas reaparecen, las volverán a reconocer y atacar (amplitud del efecto antitumoral), y esto podría contribuir a un mejor control de la enfermedad a largo plazo.

Estos resultados tan potentes (e ilusionantes) se han dado en el laboratorio y en animales de experimentación, es decir, en fases preclínicas. Para que esta terapia llegue a nuestros hospitales, deberá pasar por la experimentación en humanos: los ensayos clínicos. El equipo investigador está buscando financiación para poder llevar a cabo un ensayo clínico en fase I.

Hace unos años, este mismo equipo estudió el funcionamiento de las células puñal en el tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda de linfocitos B y, en este caso, los ensayos clínicos de fase I ya están a punto de comenzar en el Hospital Universitario 12 de octubre de Madrid.

¡Ojo! Si hiciésemos una traducción sin cerebro, y ya que stab en inglés significa «puñalada», podríamos pensar que stab cells y «células puñal» son lo mismo. ¡No lo son! Las stab cell (que en español se llaman cayado o células en banda) son neutrófilos (glóbulos blancos) inmaduros que se localizan fundamentalmente en la médula ósea (cuando maduran pasan a la sangre periférica).

Píldora terminológica

  • STAb o STAb-T (del inglés, Secretion of T cell Engaging Antibodies) > terapia STAb, inmunoterapia STAb o inmunoterapia basada en células puñal
  • CAR-T > acrónimo en inglés de terapia de células T con receptores quiméricos de antígenos o CAR-T
  • CAR > receptor quimérico de antígenos o CAR
  • B-cell > linfocito B
  • stab cell > cayado, célula en banda

Si quieres saber más, este es el artículo original publicado en Science.

error: El contenido está protegido ;)
Scroll al inicio